Desarrollan un innovador método para la impresión 3D directa de imanes Dejar un comentario

Equipos del Instituto Jean Lamour (IJL), el laboratorio de investigación de Ciencia de Materiales de la Universidad de Lorraine, han desarrollado un método para producir imanes con una impresora 3D FDM de escritorio. Los investigadores habrían logrado integrar propiedades magnéticas en las diversas piezas impresas en 3D, todo ello sin post-magnetización, utilizando materiales ferromagnéticos. Se trata de una gran novedad en el sector de la impresión 3D que podría abrir un abanico de posibilidades en cuanto a la creación de objetos magnetoactivos donde sería posible controlar piezas más o menos complejas mediante un campo magnético.

La investigación en materiales para la impresión 3D continúa y se acelera, ya sea en el mercado de polímeros, metales o compuestos. Son estos desarrollos los que ahora permiten diseñar aplicaciones industriales que cumplen requisitos más o menos estrictos. Por ejemplo, nos viene a la cabeza el óxido de aluminio diseñado por investigadores austriacos, que ofrece una gran resistencia a la corrosión y a la temperatura, o en filamentos de cristal líquido extremadamente rígidos. El objetivo es simple: poder imprimir en 3D piezas con las mismas características y propiedades que los componentes mecanizados o moldeados. En el caso de estos investigadores franceses, analizaron el magnetismo y se preguntaron, ¿cómo imprimir en 3D elementos magnetizados, sin pasar por una fase de postmagnetización?

Los investigadores utilizaron una impresora 3D Prusa i3 para crear los imanes 3D | Créditos: Universidad de Lorreine

Dirigido por Samuel Kenzari, ingeniero de investigación del CNRS, y Thomas Hauet, profesor de la Universidad de Lorraine, el equipo explica que han desarrollado una impresora 3D capaz de extruir un filamento magnético compuesto. Así, la máquina parece una solución FDM de escritorio clásica que llegaron a modificar para poder crear imanes. Se han comunicado pocos detalles sobre los cambios realizados en la máquina, pero debería comercializarse una primera versión de la impresora a partir del otoño de 2021. Lo interesante es el material en sí: los investigadores empezaron con materiales ferromagnéticos que transformaron para hacerlos imprimibles. Finalmente consiguieron con un filamento magnético, aunque los investigadores han sido discretos al respecto. El comunicado de prensa se agregó: “Las piezas producidas por esta impresora tienen una o más orientaciones magnéticas permanentes sin requerir la aplicación de un campo magnético a posteriori para imantarlas”.

El objetivo del IJL es comercializar esta solución (máquina + filamento) antes de final de año, dando a todos la oportunidad de crear sus propios imanes directamente en casa. El trabajo de investigación también podría ayudar a acelerar los avances en la impresión 4D. No olvidemos que esto integra una cuarta dimensión: el tiempo. Las piezas creadas mediante impresión 4D podrían sufrir una transformación bajo el efecto de un factor externo como la temperatura, la vibración, etc. Por tanto, podríamos utilizar este filamento para diseñar piezas que un usuario controlaría mediante un campo magnético, cambiando así su forma, por ejemplo. Desde 3Dnatives os seguiremos informando sobre el progreso de este prometedor proyecto.

fuente: 3dnatives

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *