ProyectoColor.com Sinónimo de Equipos Reacondicionados Garantizados! octubre 11, 2018 – Publicado en: Editorial, Equipos de oficina, Historia

A la hora de planificar la compra de un equipo de impresión, hay muchos puntos a tener en cuenta y en Proyecto Color te garantizamos que estás obteniendo siempre la mejor opción disponible acorde a tu presupuesto. Somos la empresa más importante en reacondicionamiento de equipos de impresión, y esto te va a beneficiar acercándote los equipos que necesitas por apenas una fracción de su valor de mercado y con garantía oficial en todo el país.

Nuestro trabajo comienza con una minuciosa selección de los equipos, y para esto enviamos a nuestros mejores técnicos a Estados Unidos y otros países para realizar una preselección entre los equipos disponibles. Se escogen aquellos con medidores más bajos y que además se encuentren en el mejor estado tanto de funcionamiento como estético.

Como ves, estamos comprometidos con acercarte siempre los mejores equipos del mercado y en esta etapa es donde comenzamos a marcar la diferencia.

Una vez elegidos, estos se embalan cuidadosamente para emprender con seguridad el largo viaje hacia nuestro país. Tras varias semanas embarcados, los equipos arriban y aguardan el proceso de inspección y seguridad eléctrica para finalmente ser nacionalizados y poder iniciar nuestro trabajo sobre ellos.
En este punto, los equipos ya se encuentran en nuestros depósitos esperando ser asignados a uno de nuestros técnicos oficiales altamente calificados para empezar con su tarea de dejarlos como nuevos.

Se realiza una primera inspección donde se crea una ficha técnica de cada unidad para tomar conocimiento de su estado general, y si existiera algún desgaste, en ese caso se realiza una lista de partes y consumibles a reemplazar, se procede a su reparación, y se consensúa con el cliente evaluando costos, si desea proceder con el reemplazo de los consumibles o si en su lugar prefiere mantener los actuales para aprovechar al máximo la vida útil. Ahora se realizan varias pruebas para asegurar que el equipo quede óptimo para pasar a la etapa de limpieza y puesta a punto.

Se consensúa con el cliente si desea el reemplazo de los consumibles o si en su lugar prefiere aprovechar al máximo la vida útil de los mismos.

Tras este proceso el equipo queda funcionando de forma óptima, y solo resta realizar una limpieza exhaustiva tanto de su interior como de su exterior, una calibración de color, otros ajustes necesarios, y quedan listos para ser instalados en su negocio.